Jorge Flores

GtoViaja!

El teatro lleno de gente y la gente llena de espera. Un nombre escrito en carteles y dicho en la radio ha sido suficiente para traernos aquí. La nota “la” con la que se afinan los instrumentos antiguos de la Orquesta Academia de Viena corta suavemente la tensión como a una tela. Interpretan una pieza que nos va sumergiendo en el ambiente oscuro y sedoso deseado y entonces, vestido de traje blanco, camisa negra y lentes oscuros sale a escena aquél que nos convoca: John Malkovich, aunque en realidad John ha dejado gran parte de Malkovich colgado del perchero en el camerino, pues éste que se para frente a nosotros y nos saluda con un inglés manchado de acento austriaco, éste que viene a presentarnos su libro publicado póstumamente, éste que viene a confesarse es Jack.

Jack Unterweger toma posesión del teatro con las primeras palabras que nos lanza. Nos previene al confesar que la honestidad siempre lo ha eludido y nosotros, irónicamente, empezando por ahí le creemos. Nos mantenemos atentos a cada frase que sale de su boca, seguimos muy de cerca sus movimientos, nos reímos de cada uno de sus chistes y poco a poco, el asesino va ganándonos, vamos olvidándonos, como lo hizo en otro tiempo la comunidad intelectual austriaca y checa, del sociópata y nos encontramos con el escritor, el poeta, el hombre.

Jack interactúa con nosotros, nos habla, nos interroga sobre el amor y el sexo, nos desarma, muestra nuestras debilidades y reímos. Nos tiene. Nos mueve, nos lleva en un intenso y sinuoso viaje a través de su vida, de su obra y sus crímenes, con las sopranos Sophie Klussman y Marie Arnet dando voz a las mujeres de su vida, su madre, su novia, sus múltiples víctimas; mientras música de Mozart, Weber, Boccherini, etc. va conduciendo la historia, marcando sus momentos. Todos estos elementos unidos van construyendo una profundidad refinada e inquietante y justo ahí reside la peligrosa seducción, ese juego de sensaciones, engaños e incertidumbres.

Al final no sabemos cómo nos sentimos. El hombre nos ha mostrado lo peor de sí pero también nos ha hecho reír. Se ha revelado vulnerable y nos ha contado sus secretos y sus arrepentimientos y nosotros confiamos. El problema es que al final nos recuerda al enseñarnos su libro totalmente en blanco: “Soy incapaz de producir una sola palabra verdadera.”

Así pues, dos horas han pasado y se han sentido como mucho menos. Ha bastado como escenario un escritorio y se ha dejado todo lo demás en el virtuosismo de la orquesta, de las voces y de la actuación. La Comedia Infernal nos muestra la historia de un hombre y un monstruo, nos revela que la belleza puede venir del mismo lugar que el terror, que los sueños pueden compartir orígenes con las pesadillas y que cuando este origen es un ser humano existe el grave peligro de caer en la seducción.

You May Also Like

El Instituto Estatal de Cultura promueve la Lectura en Guanajuato con el encuentro de Escritores y Lectores

Guanajuato, Gto.- Con gran éxito concluyó el Encuentro de Escritores y Lectores…

Insiste directora de GIFF en reforzar seguridad

Zayde Ruiz GtoViaja! La directora general del Festival Internacional de Cine de…

Regresa a los escenarios de Guanajuato la banda de música del estado

Guanajuato, Gto., a 29 de septiembre de 2020.- Con un concierto de…

Recordando a Octavio García Frausto inicia la XXVII Muestra de Danza Folklórica

Redacción GtoViaja! Conmemorando el décimo aniversario luctuoso del promotor y coreógrafo de…