Roger-Corman

Redacción

GtoViaja!

Cuando Roger William Corman es llamado “El padrino del cine independiente” sabemos que no hay exageración en tal distinción.

Por sus manos, ojos e imaginario ha pasado, o mejor dicho, se ha creado la cultura del cine pop. Lejos de la imagen de hombre convencional que pudiera aparentar, en el inconsciente de Corman habita una revolución de ideas que permitieron, en su momento, inventar el cine de culto por el que hoy es horado. Un hombre adelantado a su era, que con historias horripilantes, provocadoras de emociones y sobresaltos en butacas, pudo definir un estilo y actitud únicos en la historia del cine.

El arte no se equivocó con Roger Corman, su destino estribaba en la cinematografía y es por eso que aunque ya había elegido la Ingeniería como profesión, su vocación lo llamó a los sets de rodaje. No había trabajado ni una semana como Ingeniero cuando decidió reivindicar el camino.

Durante su carrera ha realizado más de 400 largometrajes —100 películas dirigidas y 300 producciones; — un legado que lo convierte y confirma como creador del cine de bajo costo… y con un rodaje impresionantemente rápido; durante dos años consecutivos llegó a rodar hasta 18 películas.

Paradójicamente, su carrera en el séptimo arte comenzó como mensajero en 20th Century Fox, y mensajero continuó siendo pero de otro tipo, uno que plasmó sus historias en filmes que creaba inteligente y hábilmente, siempre tomando ventaja de sus presupuestos limitados, despertando con ello su ingenio y creatividad, consiguiendo aparentar en pantalla más de lo que realmente había.

Pronto consiguió un empleo ahí mismo en Fox como analista de guiones, siendo “El pistolero” el primero que recomendaría producir, después de leer decenas de historias y ninguna convencerle. Esta película llegó a producirse con todo y los cambios que sugirió Corman, pero su intervención nunca fue reconocida. Corman percibía poco interés sobre el trabajo que desempeñaba así que decidió abrirse camino por él mismo y abandonó la compañía.

Para 1953 había logrado vender su primer guión, “La casa en el mar”, que fue filmado un año después bajo el título de “Highway Dragnet”.

Su inquietante deseo por adentrarse en los demás procesos del cine y la adaptación que se hizo de su primer guión, que finalmente no le convenció, hicieron que Corman produjera “Monster from the Ocean Floor”, una película de ciencia ficción y terror sobre un monstruo que vivía en una cueva en México. Con tan solo unos ahorros y un poco de dinero que le dieron sus padres, Corman había producido su ópera prima. Un filme donde él hacía todo, incluso conducir el camión donde transportaban el equipo de filmación.

Al año siguiente, en 1955, Corman produciría la versión original de “The Fast and the Furious”, con la que conseguiría un contrato en la American Releasing. Esta compañía cambiaría de nombre por American International Pictures y de la mano de Corman — y su entonces ya reconocido talento — conseguirían ser uno de los estudios independientes con mayor éxito en la historia del cine.

Corman decidió tomar clases de actuación y fue entonces que conoció a Jack Nicholson, con él haría en 1958, “Grita, asesino”. Pero dos años después, en 1960, Corman abatiría su propio récord de rapidez con “The Little Shop of Horrors”, filmada durante dos días y una noche. De hecho, los ensayos con los actores tomaron más tiempo que la propia filmación. El guión fue elaborado en una sola sesión entre Corman y Charles B. Griffith… el presupuesto: tan solo 27 mil dólares. En la cinta también actuó —el entonces poco conocido— Jack Nicholson.

Corman había descubierto un nuevo cine, un cine para jóvenes ávidos de poder ver en pantalla los conflictos que tenían en la vida real con las autoridades. Fue así como se convirtió en el primer cineasta que abordaba temas de rebeldía siendo él mismo un rebelde de la industria; siempre se ha manifestado contra lo establecido. Quizá por eso solo permaneció dos años en la Marina de los Estados Unidos.

En 1957 hizo “Muñeca adolescente”, inspirada en los problemas de vandalismo que imperaban en las capitales norteamericanas en aquella época.

Para 1960 comenzó a realizar proyectos más ambiciosos, ganando los elogios de la crítica y éxito comercial. Fue en esa época que filmó una serie de siete películas adaptadas con algunas de las historias de Edgar Allan Poe, muchas de ellas protagonizadas por Vincent Price.

En la lista se encuentran, solo por mencionar algunas: “La pavorosa casa de Usher”, filmada en 1960; “La fosa y el péndulo”, 1961; “El palacio embrujado”, filmada en 1963; y “La máscara de la muerte roja”, de 1964.

Simultáneo a la filmación de la serie sobre las historias de Poe, en un esfuerzo por incursionar en otros géneros, en 1962 se alejó del western, lo policiaco, el terror y la ciencia ficción para hacer “El intruso”, un serio acercamiento al tema de la integración racial. El filme fue protagonizado por William Shatner y aunque fue halagado por la crítica, en taquillas el resultado no fue el mismo. La película se convirtió en el primer fracaso comercial de Corman, al que llamó “la mayor decepción de mi carrera”.

Fue la primera película en la que pudo involucrar sus sentimientos. La legislatura de entonces lo estipulaba, “iguales pero separados”, por eso Corman quería mostrar lo que pasaba en el país y decir “basta” a los actos discriminatorios que se vivían en Estados Unidos. La producción del filme le costó varias amenazas de muerte y manifestaciones en su contra durante el estreno.

Tras la experiencia optó por evitar seguir haciendo películas que intentaran educar y decidió mostrar sus preocupaciones sociales sin arriesgar la otra función del cine, el entretenimiento; volver al tipo de cine más comercial y entender el texto y subtexto de sus películas. Que el texto llevara la temática, pero el tema interno — su mensaje, lo importante — debería estar en el subtexto.

Durante los 60 la influencia de Corman fue tal, que producciones como “The Wild Angels”, de 1966, inmersa en el tema de los motociclistas, inspiraron cintas como “Easy Rider”, producida tres años después, en la que actuarían Peter Fonda, Jack Nicholson y Dennis Hopper, tan solo tres integrantes de la entonces naciente “Escuela de Corman”.

Para 1967 dirigió “El viaje”, una película sobre el consumo de LSD, empleando un lenguaje visual único, casi poético.

A finales de esa década, la American International Pictures reeditó algunas películas sin su consentimiento, lo que significó el motivo de su partida de la compañía. Dejó de dirigir y se dedicó solo a producir y distribuir, a través de una nueva empresa que fundó, New World Pictures, con ella comenzaría además a comercializar reconocidas películas de arte de todo el mundo, incluyendo las de Ingmar Bergam, Akira Kurosawa, Federico Fellini, François Truffaut, introduciéndolos por primera vez a las audiencias norteamericanas.

El éxito que significó New World Pictures en la producción y distribución de cintas, permitiría que la década de los 70 presenciara la llegada de películas del género Explotación Sexual a los cines norteamericanos, con títulos como “La bestia de la noche amarilla”, en 1971; “La gran casa de las muñecas”, en 1971; “The Big Bird Cage”, en 1972; “La caja caliente”, de 1972; “Enfermeras de llamada nocturna”, en 1972, “Los maestros del estudiante”, de 1973, “La arena”, en 1974; y “Carrera de la muerte 2000”, en 1975; solo por mencionar algunas.

Pero no solo Corman estaba presentando filmes con temáticas que mantenían al espectador al límite de la butaca. Los grandes estudios trajeron filmes como “Tiburón” y “La Guerra de las Galaxias”, con ello Corman vio que la industria había encontrado la clave de su éxito y entendió que no sería fácil competir contra ello. La industria comenzaba a tomar un rumbo que Corman había descubierto y que había sido su sustento por cerca de veinte años.

En 1990 publicó su biografía “Cómo hice cien películas en Hollywood y nunca perdí un centavo”, uno de los más grandes referentes bibliográficos en la historia del cine.
Ese mismo año dirigió “La resurrección de Frankenstein”, una versión futurista de la novela “Frankenstein desencadenado”.

En ese lapso han destacado títulos como: “Ángel de destrucción” (1994); “Un cubo de sangre” (1995), historia de horror y humor negro que Corman ya había dirigido en un cortometraje en 1959; “El pastor” (1999), “Dinocroc” (2004); “Carrera de la muerte” (2008); “Dinoshark” (2010); y “Piranhaconda” (2012). Tan solo en 2014, a sus 88 años de edad, Roger Corman ha producido seis nuevas películas hasta julio de este año.

Corman es uno de los productores más prolíficos que el medio cinematográfico ha tenido; “el Rey de las películas de culto”. Reconocer su trayectoria es también traer a la memoria el inicio de cineastas y actores como Martin Scorsese, Francis Ford Coppola, Ron Howard, James Cameron, Joe Dante, Jonathan Demme, Peter Bogdanovich, Curtis Hanson, Jack Nicholson, Robert De Niro, Dennis Hopper, Peter Fonda y Bruce Dern, entre muchos otros.

Sus magníficas tramas basadas en lo siniestro, personajes originales, movimientos de cámara frenéticos y sentido del ritmo, resumen solo una parte de la herencia que Corman tiene para la industria. Su influencia en el cine americano moderno es incalculable.

En el 2010 la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos le entregó el Oscar Honorífico por su amplia y sobresaliente carrera; ha hecho cine en más de la mitad de su vida. Durante 60 años de trayectoria ha desarrollado la capacidad de realizar un verdadero cine independiente, impactante y totalmente a su manera, dejando el que quizá sea su mejor legado: toda una generación de grandes cineastas que aprendieron directamente de su ejemplo eficaz y pragmático, y otros quienes fueron inspirados indirectamente por las películas de arte que llevó del extranjero a su país.

Las más de 400 películas que produjo hablan de las habilidades de un cineasta versátil, capaz de trabajar diferentes tramas, construir psicologías interesantes para cada personaje y claro, con la posibilidad de desarrollar filmes que fueron un capricho para él pero al mismo tiempo retadores y con una destacable aportación a la cinematografía.
Un hombre aventurero, sagaz y rebelde, características que solo puede tener un hombre hecho por y para el cine. Ése es Roger Corman.

Comments

comments

You May Also Like

El recodo este 7 de septiembre

Zayde Ruiz GtoViaja! Poncho Lizárraga dijo que la banda celebra 75 años…

Guanajuato expone lo mejor de sus destinos en Punto México.

México, D.F. 25 de mayo del 2015. El Estado de Guanajuato tiene…

Feed the Hungry y autoridades de San Miguel de Allende donaron cubrebocas

San Miguel de Allende, Gto.- A favor de la salud de la…

Toreros visitan a la Virgen de la Luz

El debate por la “prohibición” de las corridas de toros en Guanajuato…