Redacción

GtoViaja!

Con su propio estilo y dirigida por Mathieu Lussier, Les Violons du Roy interpretó piezas de compositores originarios de Inglaterra, Italia y Argentina, durante la 40 edición del Festival Internacional Cervantino (FIC). La agrupación hizo resplandecer la música antigua en un contexto contemporáneo, sin perder la particularidad de su origen.

La ejecución de una obra barroca conlleva altos retos interpretativos y la cadencia de las notas y la apasionante actuación del grupo canadiense trazaron un vínculo interactivo entre la asistencia y los músicos. El trabajo minucioso en la adaptación de las composiciones se percibió en las obras contemporáneas que mantuvieron su romanticismo y sensibilidad, al mismo tiempo que transmitieron mensajes melódicos cargados de dramatismo, que causaron un alto impacto en el público. La música fue un lenguaje y las canciones el diálogo.

Sentados un ejecutante frente al otro, el vigor armónico de las cuerdas, la equidad del sonido y la sutil resonancia formaron una atmósfera de imperturbabilidad que cobijó cada rincón del Templo de la Valenciana.

Con trece cuerdas, ocho violines, tres violas, tres chelos, un contrabajo y un fagot, el ensamble comenzó el recital con la Suite Capriol del inglés Peter Warlock (1894-1930) y la Suite concertino en fa mayor, Op 16, para fagot y orquesta de cuerdas del italiano Ermanno Wolf-Ferrari (1876-1948).

La entusiasta respuesta del público no se hizo esperar, Les Violons du Roy fue ovacionado después de ejecutar la St. Paul’s Suite, Op. 29 No. 2 del británico Gustave Holst (1874-1934) y la Suite No. 3 Danzas y aires antiguos del italiano Ottorino Respighi (1879-1936), creaciones de dos iconos de la música del siglo XX. El recital incluyó Bassango, una pieza del fagotista y director Mathieu Lussier, y Libertango de Ástor Piazzola, melodías enlazadas por su sonoridad de estilo barroco.

Tal fue la emotiva respuesta del público, que tras ser aplaudidos de pie por casi un minuto, los músicos siguieron con música de Antonio Lucio Vivaldi (1678-1741) y del propio Lussier.

Fundado en 1984 por Bernard Labadie y con residencia en Quebec, Canadá, el grupo tomó su nombre de la orquesta de cuerdas de la corte de los reyes franceses. Se especializa en la ejecución de música de época con los instrumentos apropiados y las técnicas históricas correctas.

El ensamble cuenta con una amplia y variada discografía de más de una veintena de títulos, y en años recientes ha expandido su repertorio para incluir música de los siglos XIX y XX. Sus albúmenes Apollo e Dafne de Handel y Requiem de Mozart recibieron el premio Juno. Ha realizado numerosos conciertos en Canadá y Estados Unidos, así como en varias ciudades europeas. El periódico Buffalo News.com de Nueva York, EUA, escribió sobre ellos: “Cautivaron al público con su virtuosismo, pasión y dramatismo”.

Mathieu Lussier es un músico versátil especialista en el fagot. Se ha presentado como solita y como director en las agrupaciones Arion (Montreal), The Tafelmusik Baroque Orquestra (Toronto), The Boston Early Music Festival Orchestra y la Cleveland Baroque orchestra Apollos’s Fire. Desde 2007 es el director artístico del Festival Internacional de Música Barroca de Laméque.

Comments

comments

You May Also Like

Guanajuato y el Cervantino reciben miles de turistas

El Festival Cervantino atrae gran afluencia de turistas de todo el mundo…

Roma al Final de la Vía en el Teatro Juárez

Redacción GtoViaja! Este 21 y 22 de agosto no te puedes perder…

Sonarán los Auténticos Decadentes en León

Tras casi tres años de no presentarse en el Bajío, regresan con…

Conoce el cartel del palenque 2014

Zayde Ruiz GtoViaja! La feria comienza este 10 de enero y concluye…