Redacción

GtoViaja!

Con una panorámica de las tradiciones de Sinaloa, que abarca desde la cosmogonía étnica hasta la alegría del carnaval, con música de tambora fusionada con algunos sones de las danzas de matachines y pascolas, se presentó la Compañía Folclórica Sinaloense, bajo la dirección artística de Olimpia Chávez Arce, en la 40 edición del Festival Internacional Cervantino (FIC).

La introducción consistió en un pequeño popurrí que incluía todas las festividades del estado del noroeste del país, dando un avance de lo que estaba por venir. Un danzante disfrazado de águila y una vestida de serpiente llevaban el comando, al final de esta primera parte cerca de 40 bailarines llenaron el escenario con los colores de la bandera mexicana y dejaron al águila y la serpiente al centro, al ritmo de México lindo y querido.

El espectáculo continuó con Sinaloa indígena, que reflejó la festividad más importante de la comunidad mayo-yoreme, en la cual se realizó una representación pagana-religiosa de la vida, pasión y muerte de Jesús, que resaltó los pasajes bíblicos de la religión católica y retomó la esencia del pueblo indígena.

Prosiguió, Sinaloa Romántico, pieza que recordó la elegancia del contradictorio Porfiriato, al presentar una gran celebración en la cual se realzó el vals, el chotis y la polka; los bailarines utilizaron vestidos largos y coloridos, y elegantes trajes que resaltaron el baile.

Siguieron, Canción y Popurrí revolucionario, montajes dancísticos de una etapa de convulsión en Sinaloa durante la Revolución Mexicana. En la coreografía se retomó la figura de Heraclio Bernal, uno de los principales personajes revolucionarios de la región.

Fiesta de la Taspana en el pueblo de San Javier, del maestro y bailarín Héctor Chávez, fue una muestra de los bailes mestizos. Aquí cobró vida de manera más fuerte la música más tradicional del estado: la tambora fusionada con algunos sones de los matachines y pascolas, de las comunidades indígenas del norte del país.

En Sinaloa mestizo, Boda de pueblo en el norte de Sinaloa se representó la celebración de un casamiento con la combinación de tradiciones religiosas indígenas y católicas. Aunque todo parecía ocurrir en alegre desorden, que subyació en un estricto ritual.

Fiesta de carnaval en Sinaloa “Comparsas” expuso el colorido y belleza del carnaval de Mazatlán, alegre reunión del pueblo en combinación con la máxima identificación musical denominada “música de tambora”, tocando El Sinaloense, una de las joyas culturales del estado.

Además de la agrupación, el escenario estuvo compartido por el Ballet de la Universidad de Guanajuato y la banda sinaloense Punto Medio.

La Compañía Folclórica Sinaloense es un grupo apoyada por el gobierno de Sinaloa. Fundada en 1983, está integrada en su mayoría por estudiantes y profesionales y se dedica a la investigación, fomento y difusión de la música, los bailes y la danza de cada una de las regiones de la República Mexicana.

Durante sus 29 años de trayectoria, el ensamble ha desarrollado un estilo propio que se refleja en su amplio repertorio. A través de la danza, ha promovido las manifestaciones artísticas mexicanas en Francia, Bélgica, Portugal, Suiza, España, Japón, Filipinas y Estados Unidos, entre otros.

Comments

comments

You May Also Like

Inauguran “El Canon Griego”

Fernando Velázquez GtoViaja! Juan Manuel Oliva Ramírez, gobernador del estado, inauguró hoy…

Con diferentes propuestas artísticas arrancó el Circuito de arte Pósitos

Guanajuato, Gto., El Circuito de Museos en el estado, es un concepto…

El Zoológico de León logra grandes éxitos en programas de reproducción de varias especies

León, Guanajuato.- Son varias las especies en riesgo y peligro de extinción…

La propuesta de valor del diseño es imprescindible

Durante el Primer Foro Internacional de Moda “Trends and Design Fashion Forum”,…