Redacción

GtoViaja!

Octopus (2010), de Philippe Decouflé, se presentó exitosamente en el Auditorio del Estado, durante la edición 40 del Festival Internacional Cervantino (FIC). Ocho bailarines presentaron varios “poemas coreográficos” que encontraron su inspiración en el deseo, los celos y la sexualidad, y como punto de referencia la expresión francesa “tentacular”, que significa muy variado o multifacético.

Después de una gira, con dicho espectáculo en Alemania, Bélgica, España, Francia, Italia, Portugal y Suiza, entre otros países, el coreógrafo galo llegó a México para exponer su visión, la cual busca expandir los límites de la danza contemporánea.

Philippe Decouflé (1961) lanzó una provocación escénica, un experimento que invitó al público a entrar a un sueño en el cual todo se transformó y se nutrió de pequeños recuerdos, detalles y símbolos. En la oscuridad un cuerpo se rebela, una luz tenue ilumina a un bailarín quien lentamente aumenta su ritmo de movimientos y da paso a un espectáculo, con música rock en vivo, y ofrece desde solos dancísticos hasta piezas en las cuales participan todos los intérpretes.

Considerada como “extractos del catálogo de celos, alas tic, black box, skeletons, artes góticas, high heels y bolero”, la obra está divida en múltiples fragmentos que dejan imágenes que el espectador tiene que decodificar, ya sea un hombre que está frente a una mesa y se le aparece una mujer vestida la mitad del cuerpo con un atuendo masculino y la otra parte con un traje de mujer o una joven histérica que habla sin parar sobre el vacío y la “metavida”, mientras, detrás de ella, ocho brazos están en constante movimiento.

Diferentes recursos son utilizados en escena y muestran las múltiples posibilidades de movimientos que tiene el cuerpo como el de los bailarines que se mantienen ingrávidos, sostenidos por arneses mientras en un video se proyecta un rostro al cual le ponen sogas, o una escena que presenta a jóvenes que interactúan con un multimedia.

Con mínimos elementos escenográficos y se fusiona con un diseño de iluminación que creaba diferentes espacios oníricos y se conjugaba con un vestuario, creado por Jean-

Malo y Charlie Le Mindu, que uniforma a los intérpretes ya sea con atuendos de látex, peludos abrigos o ropa que tenía estampado el sistema óseo.

Decouflé trabajó con los contrastes de colores, de técnicas dancísticas, de texturas y de sonoridades e imágenes lo que permite que los movimientos fluyan y que demuestren la máxima psicoanalítica: el deseo es lábil.

En Octopus, dirección y coreografía de Philippe Decouflé, participaron los bailarines: Flavien Bernezet, Alexandre Castres, Meritxell Checa Esteban, Ashley Chen, Clémence Galliard, Sean Patrick Mombruno, Alexandra Naudet y Alice Roland.

Completan el equipo creativo: Patrice Besombes, asistido por Begoña García Navas, en la iluminación; Laurent Radanovic, Olivier Simola, Christophe Waksmann y el mismo Decouflé en la realización del video. Asimismo, la música original e interpretación en vivo es de Labyala Nosfell y Pierre Le Bourgeois, el diseño de vestuario de Jean Malo y Charlie Le Mindu, y la escenografía del recién fallecido Pierre-Jean Verbraeken.

Philippe Decouflé (París, 1961) inició sus estudios de ballet con Isaac Álvarez y en la Academia circense de Annie Fratellini. En 1983, después de realizar una carrera como bailarín, fundó su propia agrupación, para la cual ha creado casi 20 coreografías, entre ellas: Vague café (1983), Technicolor (1988), Petites pièces montées (1993), Shazam! (1997), IIris (2004) y Sombreros (2008).

Comments

comments

You May Also Like

Hostal el Armario un lugar especial para hospedarse en el centro de León

León, Gto.- ¿Buscas hospedaje de buen precio y en la mejor ubicación…

Arranca programa ‘León, ciudad amigable con los turistas’

Redacción GtoViaja! Contando con la presencia de la Alcaldesa de León, arrancó…

El Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato Impulsa el Arte Popular

Guanajuato, Gto.- El arte popular mexicano es un valioso elemento cultural que…